Letanías a la Virgen

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial,
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Dios, Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María,
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo,
Madre de la Iglesia,
Madre de la divina gracia,
Madre purísima,
Madre castísima,
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada,
Madre amable,
Madre admirable,
Madre del buen consejo,
Madre del Creador,
Madre del Salvador,
Madre de misericordia,
Virgen prudentísima,
Virgen digna de veneración,
Virgen digna de alabanza,
Virgen poderosa,
Virgen clemente,
Virgen fiel,
Espejo de justicia,
Trono de la sabiduría,
Causa de nuestra alegría,
Vaso espiritual,
Vaso digno de honor,
Vaso de insigne devoción,
Rosa mística,
Torre de David,
Torre de marfil,
Casa de oro,
Arca de la Alianza,
Puerta del cielo,
Estrella de la mañana,
Salud de los enfermos,
Refugio de los pecadores,
Consoladora de los afligidos,
Auxilio de los cristianos,
Reina de los Ángeles,
Reina de los Patriarcas,
Reina de los Profetas,
Reina de los Apóstoles,
Reina de los Mártires,
Reina de los Confesores,
Reina de las Vírgenes,
Reina de todos los Santos,
Reina concebida sin pecado original,
Reina asunta a los Cielos,
Reina del Santísimo Rosario,
Reina de la familia,
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN.
Te rogamos nos concedas,
Señor Dios nuestro,
gozar de continua salud de alma y cuerpo,
y por la gloriosa intercesión
de la bienaventurada siempre Virgen María,
vernos libres de las tristezas de la vida presente
y disfrutar de las alegrías eternas.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

 

Estas letanías deben leerse durante el rezo del santo rosario.


Deja un comentario

Las oraciones

Para empezar con el pie derecho el día, debemos rezar la oracion del padre nuestro, y la oracion al despertar. Hacer la oracion del credo es algo que todo cristiano debe realizar, pues de esta forma, conoceremos los frutos del espiritu santo.

Rezar oraciones milagrosas cuando nos sentimos agobiados puede hacer auténticos milagros, y nos ayudará a sentirnos bienaventurados.

Podemos acudir a san judas tadeo cuando nuestra carga sea mayor, y dirigir una oracion a santar marta, cuando tengamos huéspedes y queramos atenderlos bien.

Para finalizar el día, podemos rezar una oracion magnificat, y antes de dormir una oracion en la noche.

Si buscas un acercamiento a Dios, el salmo 23 es uno de los más importantes de la Biblia (www.salmo23.org). Una oracion a san benito siempre es una buena opción para los momentos de soledad y tristeza. Y es que los cristianos siempre debemos cumplir con las 7 obras de misericordia corporales, un mandato de Jesús hacia los demás.

Un Santo importante en la cristiandad, especialmente en las regiones de América, es la santa muerte, sin embargo si buscas un santo más tradicional, san antonio de padua puede colmar tus expectativas.